[Fan Fic] La consulta del Amor

Para todo lo que no esté relacionado directamente con la web.

Modérateur: ES - Moderadores del foro

Règles du forum

[Fan Fic] La consulta del Amor 

Message par Inspector Der » Ven Sep 17, 2010 9:03 pm

Bueno, ya que no hay una seccion de fan place lo pongo aquí, esta es mi ultima creacion, una "mini" historieta de 7 capitulos que seguro que a alunos les encantara:


Image



Spoiler : :
Capitulo 1: Llegada.

Mh, recuerdo vagamente su llegada, era un chico alto, de metro setenta mas o menos, llevaba puesta una chaqueta roja, diría que de esas telas confeccionadas que se suelen usar para los trajes formales, tenia dos puños en cada manga de la chaqueta, debajo, se podía observar perfectamente una camisa negra y un collar que salía des de el cuello de la camisa hasta el pecho, era uno de esos collares típicos bañados en oro que se abre por en medio, siempre quise saber que tenia ahí dentro. Los pantalones también eran rojos, diría que de la misma tela, tenían una raya muy bien echa y estaban sujetos por un cinturón de piel artificial con una placa en medio para sujetarlo.
Lo que mas me llamaba la atención era que siempre llevaba ese gorro rojo con las letras “RED” en mayúsculas y ese pin amarillo con forma de perro, o eso decía el, había cambiado mucho, tanto físicamente como mentalmente, estos 8 años sin verle se me hicieron muy largos, hasta que un día por casualidad…

Lugar: Sala de espera de una pequeña clínica de psicología llamada “La consulta del amor”, era un sitio pequeño, las paredes estaban pintadas de blanco, había un sillón marrón para tres personas, delante suyo había una mesa con revistas de compra o de medicina y un cenicero de cristal muy limpio, lo normal en una consulta privada, la puerta de entrada era una puerta de roble, de color marrón con una fina capa de barniz y un pomo de esos que parecen una palanca bañado en algo que parecía de oro.
Había una ventanilla de atención a los pacientes, como en las clínicas privadas, en un cartel, bueno, mas que un cartel era una hoja doblada para que se mantuviera, ponía “Descanso”, la ventanilla era como una ventana con borde para apoyar cosas, al lado, un timbre como ese típico de los hoteles permitía saber si llegaba alguien.
Al lado un pasillo no muy ancho que permitía ir al despacho donde atendían a los pacientes.

Alguien entra a la consulta abriendo delicadamente la puerta, su ropa y su mochila, que simplemente era una bolsa parecida a la que lleva Vash la estampida en sus aventuras, estaban empapadas ya que afuera llovía y el no tenia paraguas.

-Disculpe- dijo con un tono débil -¿Esta es la consulta psicológica de consejo matrimonial?-

Una mujer de 32 años aproximadamente, con el pelo corto, de color oscuro y un traje de enfermera que dejaba poco que desear a la imaginación pervertida de la gente se sienta en el mostrador y gira la hoja.

-Hola ¿en que le puedo atender?- Dijo con una sonrisa de oreja a oreja.
-Oh, disculpe *tos* vine por el anuncio que dice que se busca secretario- Dijo con tono débil.
- Disculpe ¿esta enfermo?- Respondió con una mirada de extrañez.
-O no, es que a mi caminar bajo la lluvia me sienta muy mal, que suerte tenia Gene Kelly-
- Bueno, si quiere le guardo la ropa o se la seco- Dijo
-No- Replico – No hace falta *tos* es solo agua- Responde acto seguido -¿Puedo pasar?-

La enfermera le permite el paso haciendo un gesto con la cara y un si un tanto mudo.
Dicho esto camina por el pasillo hasta llegar al despacho, coge el picaporte con su mano izquierda y con la derecha da, con los nudillos, tres golpes en la puerta acompañados de un “¿Se puede?” un tanto débil.

La encargada de la consulta permite el paso de aquella persona.

Entre y observa vagamente el despacho, era un típico despacho no muy amueblado con paredes blancas, tenia un sofá de dos plazas, seguramente para las terapias, la mujer estaba sentada en un escritorio de madera de un color parecido al de la puerta, habían exactamente 2 estanterías y alguna que otra mesilla, detrás de el sofá, a unos metros había una ventana con las cortinas cerradas, era seguramente para que la lluvia no desanimara la vista que había des de esa ventana.
El hombre se sienta cuidadosamente en la silla, al sentarse, agua cae al suelo des de su ropa adoptando la forma de una cascada hasta quedarse en charcos húmedos en el suelo.

-Disculpe- Dice –Es que me ha pillado una tormenta-
-A, no te preocupes, es normal en estos tiempos- Responde.

Era una mujer de 25 años, tenia el pelo marrón largo hasta los hombros, sus ojos, muy seguros, los tenia de color marrón, su cara reflejaba un cutis perfecto, no tenia ninguna marca y su sonrisa era encantadora, vestía con una camisa de botones abierta de color blanco y debajo una camisa de tirantes muy finos de color negra que dejaba paso a la imaginación ya que sus senos eran un poco grandes, no se le veía muy bien pero llevaba una falda negra que le llegaba hasta los tobillos, unas medias oscuras y unos zapatos de tacón de color negro.

-Si me permite, querría trabajar aquí como secretario, solo a tiempo parcial- dijo.
-¿Tienes alguna experiencia laboral o algún estudio?- Respondió.
- Bueno, actualmente trabajo de secretario en otra consulta, el dueño aun no lo sabe, pero últimamente no se pasa por la consulta y no puedo avisarle pero le prometo que el horario no es conflictivo- dijo.
-Bueno- Le dijo –No tenemos mucha solicitud así que si aceptas el salario mínimo estas contratado- Dijo mientras soltaba un suspiro.
-Muchas gracias- Dijo mientras alargaba el brazo para estrecharle la mano, sus manos chocan y se aprietan entre si lo suficiente fuerte como para no soltarse, acto seguido la jefa de la consulta pregunta…
-Perdone, no me ha dicho su nombre- dijo.
-Ah, mucho gusto, soy Red- Respondió.
Soltándole rápidamente la mano y echándose a tras con un rostro en el cual se podía expresar todos sus nervios dice…
-¡TTTTUUUUUUU!-
-¿Perdone?- Responde inocentemente.
-¡¡¡RED ¿Qué HACES AQUÍ?!!!- Grita a más no poder.
- *Tos* Perdone, ¿Quién es usted y por que grita así?- Dijo.
- ¡Soy yo, Kinami Tsukio!-

Red se queda unos segundos pensativa, de golpe se levanta y la señala con el dedo de la mano derecha.
-¡No puede ser!-

[Continuara]

Capitulo 2: Ingreso.

Los dos, de pie y con los nervios a flor de piel sueltan frases conjuntamente sin dejar de escuchar al contrario.

-¿Qué haces aquí?, ¿Por qué te fuiste?, ¿Por qué me imitas?-

Red se adelanta y vuelve a repetir la pregunta.

-¡¿Qué haces aquí?!-
-¡Eso lo tendría que decir yo!- Dice Kinami.
- Busco *tos* un sub trabajo, necesito *tos* dinero- Responde entre estornudos.
- ¿Estas enfermo?- Pregunta con tono preocupado.
- No - Responde – Es un simple resfriado-
- No se si debería contratar a alguien con un sub trabajo- Dijo Kinami-
- ¿Qué? Me acabas de contratar- Replica.
- Ya, pero… - dijo.
- No tienes excusa, me has contratado – dijo Red
- No has firmado ningún contrato- Dijo ingeniosamente en el último momento.
- Por favor, necesito este empleo, Kinami, olvídalo, por favor- Decía cada vez más y más débil mientras se apretaba la mano fuertemente al brazo izquierdo.
- ¿Te pasa algo?- dijo preocupada.
- No, estoy bien- Decía mientras soltaba grandes cantidades de aire.
- Que quede claro que yo no quiero problemas, el puesto es tuyo – Dijo.
- Muchas…gracias - Dijo mientras se iba lentamente por la puerta.

Unas horas después, en la sala de espera.

- Kinami, espera – Dijo la recepcionista.
- Hayuko – Respondió
- No me has dicho que tal fue con ese apuesto caballero – Dijo.
- Olvídalo – Dijo enfadada.
- Eso significa que no le contrataste, lastima, parecía muy amable – Dijo poniéndose el dedo índice en la barbilla mientras miraba hacia arriba.
-No, si le he contratado, pero no te lo vas a poder ligar como al último – Respondió.
- Es el ligue de instituto eh – dice con cara de cotilla.
- Te dije que te pusieras las gafas para trabajar- Respondió como contraataque.
- Venga, no seas así – Decía mientras movía el culo humorísticamente hacia los lados.
- ¡Es un viejo conocido pesada! –Le grito.
- ¡Aaaaaah! Que susto- Dijo – Ya ya, viejo conocido, eso dices siempre, bueno ¿te vienes al bar? – Respondió aludiendo el tema anterior.
- No, hoy de lo único que tengo ganas es de tomarme un buen café viendo “Godot’s time” – Respondió con cara de decepción.
- He oído que hay karaoke gratis – Le dijo al odio poniéndose la mano derecha, plana, al lado de la boca.
- ¡Que no voy!- Le grito.
- Vale, vale – Respondió.

Hayuko abrió la puerta y miro hacia arriba, sin venir a cuento dice “Al menos ha dejado de llover” y con una gran sonrisa se va al bar a tomarse algo, solo podía pensar en una cosa, la llegada de Red.

Capitulo 3: Trabajo y orgullo.

Media hora después aproximadamente, por las calles llenas de casas de [ISERTAR CIUDAD QUE SE AJUSTE AL PERFIL] se veía una curiosa figura moverse de un lado para otro bajo la lluvia hasta que se oye el tono de un móvil *Samurai de acero theme a 9 bits* la figura misteriosa descuelga.

- Diga - Respondió.
- Soy yo ¿que tal estas? - Se oía por el auricular del móvil una voz femenina un poco apagada, similar a la de Hinata de Naruto.
- Pues... me ha dado un ataque de tos muy fuerte, pero por lo demás bien - Respondió.
- Ya sabes que no tendrías que hacer estas cosas - Se oía con voz preocupada.
- Tranquila, tengo el trabajo, dentro de poco estaremos todos bien - Responde.
- ¡¡¡NO DIGAS TONTERIAS!!! - grito des de el móvil - ¡Sabes perfectamente lo que pasa Red! - dijo.
- Jajajaja, JAJAJAJA ¡JAJAJAJAJA! - Red no paraba de reír.
- ¡¿De que te ríes tu ahora?! - Le dijeron a través del móvil.
- ¿A que no sabes a quien me he encontrado en la consulta? - Dijo con un tono un tanto humorístico.
- Sabes perfectamente que no - Le respondió.
- A Kinami -
- ¡¡¡¿ ESTAS DE COÑA, Y TE DIO EL EMPLEO?!!! - Le grito.
- Si -
- ... - No se oía nada.
- Suki ¿te pasa algo? - Le pregunto.
- N...no... ¿Le...le dijiste lo tuyo? -
- Mmm... no-
- ¡¡¡Pues tendría que saberlo trozo de alcornoque!!! - Grito Suki.
- Mira, esta lloviendo mucho, cuelgo - Dijo.
- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ESPERA!!!!!!!!!!-

Se corto la llamada.

- Como se nota, que ni siquiera el cielo puede perdonar mis pecados - Decía mientras contemplaba la lluvia caer a su alrededor con fuerza empapándole un poco mas.

Al día siguiente...

En la consulta, Hayuko en la ventana esperaba que algún hombre atractivo legara con su mujer con la intención de dejarla, cosa que no ha pasado según los informes en 2 semanas.

De golpe el teléfono suena.

- Hola, este es el numero de consulta de la consulta del Amor, dígame ¿en que puedo ayudarle? - Responde Hayuko con una voz alegre.
- ¿Consulta de que? - Preguntan.
- Consulta del... -
- Da igual - Le interrumpe - Llamo para decir que el secretario Red esta enfermo, ha pillado una pulmonía por que ayer se paso la noche bajo la lluvia.
- Secretario Red... - Piensa - ¿es un chico alto con una gorra roja?-
- Así es, ayer fue para una entrevista pero le pillo una tormenta, al llegar a casa termino con una pulmonía - Dijo.
- Perdone ¿Usted es? - Pregunto.
- Me llamo Suki, cuido de Red - Respondió.
- ¿C...cuida? - Pregunto.
- ¡Ah! no me haga caso - Dijo disimulando.
- Le pasare con mi jefa, un momento - Respondió.
- No, espere... -

La línea fue pasada al despacho de Kinami.

- Si, dígame - Dijo kinami, nadie respondía - ¿Hola? - insistió -¿Hay alguien? - Pregunto, hasta que una voz temblorosa dijo...
- Hola, buenos...días - Respondió.
- ¿Con quien hablo? -
- Con...eh...ah...- Decía sin saber que responder -La...¿Tía de Red? - dijo sin estar muy segura.
- Ah, encantada ¿en que le puedo ayudar? -
- Vera... Red...esto...- Decía.
De golpe se oye "¡Jajajajajajajajajaja, esas cuerdas no sirven contra mi, tranquila jefa, iré ahora mismo a trabajar, y después hablare contigo Suki!"
- S...Suki... - Ese nombre le sonaba a Kinami.
- ¡Ni se te ocurra, tienes una pulmonía! - Le grito Suki.
- ¡Adiós Suki! - Dijo Red.
Se corto la llamada.

10 minutos mas tarde llega Red abriendo la puerta con energía mientras entraba corriendo, se para y toma aire.

- Hola... ya.... he... llegado- decía red mientras tomaba aire.
Ve a Kinami hablando con Hayuko.

- ¿Quien ha llamado hace 10 minutos? - Pregunto Kinami.
- Pues... alguien que decía que hoy no vendría a trabajar Red - Respondió.
- Hola, estoy aquí - dijo red mientras levantaba la mano en forma de saludo.
- Pues ves con Hayuko que te enseñara todo lo que tienes que hacer hoy - dijo kinami.
- Mmm... ¿Bata incluida? - Pregunto.
- Eres secretario y esto no es un hospital - Dijo Kinami.
- Pues en la consulta del doctor Tomuki me dejan llevarla - Dijo mientras inflaba los morros.
- Haz lo que quieras, no te va a ver nadie - Le dijo mientras se giraba hacia su despacho.
- Genial - Dijo red.
- bueno, si me acompañas iremos a la secretaria - Dijo Hayuko.

Hayuko se acerco a la ventanilla y dio un salto que le permitió entrar a la secretaria.

- Esto... ¿No hay puerta? - Pregunto red.
- Se rompió - Le dijo Hayuko.
- No preguntare - Respondió Red.

Red intenta de entrar como `puede por la ventanilla, cuando consigue entrar Hayuko le contesta...

- Yo pensé que estabas en mejor forma -
- Cállate (¬_¬) - Le dijo Red con esa mirada.
- bueno, ahí tienes un escritorio, una lámpara, un bolígrafo bic y muchos papeles - Le dijo.
- ¿estas de coña no? -
- Si, jajajajajajajaja - Le dijo riéndose.
- Ufff- dejo soplar una bocanada de aire como símbolo de alivio.
- La verdad es que no es una broma, pero si quieres- Se pone la mano encima de los botones de su camisa – Podemos empezar por otra cosa mas… excitante – Le responde sensualmente.
- ¿Perdona? – Le dice Red.
- Venga, hazme regocijar en el pecado – Le dice.
Despues de un incomodo silencio…
- Pues va a ser que no – Le responde girando la vista.
- ¿Cómo? – Dice Hayuko.
- Lo siento pero no te voy ni a mirar durante este rato que este trabajando, así que puedes dejar de toquetear tus botones – Dice Red un tanto distante y frio.
- Es imposible, le he entrado de una manera que ningún hombre la rechazaría, maldita Kinami, tenia razón- Pensó.
- Si me disculpas, quiero terminar esto para poder hablar con Kinami personalmente – Dijo Red mientras escribía cosas en unas hojas.
- No es justo- Dijo en voz baja.

Media hora después.

- Ya he actualizado la agenda - Dijo Red.
- Mmm… creo que ahora tienes que… - Le dice a Red.
- Voy a ver a la jefa – Le interrumpe mientras se levanta de la silla.
- Oye tu, no puedes irte cuando te de la gana – Le dice Hayuko.

Red la ignora, intenta de saltar como puede por la ventana y gira por el pasillo, se acerca a la puerta, coge el pomo con la mano derecha y con la izquierda pica 2 veces a la puerta.

De golpe se oye un “Se puede” de dentro.
Red abre lentamente la puerta, ve como Kinami mira una hoja atentamente, por el dorso pudo intuir que se trataba de una foto un tanto vieja, a que las puntas eran circulares.
- Disculpa, Kinami ¿Podemos hablar? – Decía mientras se acercaba a la silla que había delante de su escritorio.
- ¿No tendrías que estar trabajando? – Le dijo con intención de que se fuera mientras abría un cajón del escritorio para guardar la fotografía.
- Solo quiero hablar, por favor – Le dijo un tanto desesperado.
- … Esta bien – Dijo un poco enfadada.

Capitulo 4: Despedida de un viejo amigo.

- Kinami, siento mucho lo que paso, de verdad, no hay ni un solo día que no me arrepienta – Le dijo con la cabeza caída y una mirada triste hacia sus manos.
- No se a que te refieres, y ahora si no te importa vete – Le dijo mientras miraba unos informes.
- ¡NO ME HAGAS ESTO! – Grito mientras daba un fuerte golpe al escritorio con la mano izquierda - ¡Sabes perfectamente de que hablo, no puedes ignorarlo toda tu vida, tenemos que hablar! – Grito.
- ¡Tu y yo no tenemos nada de que hablar, así que vete o estas despedido! – Le grito Kinami mientras se levantaba de su silla y depositaba con fuerza sus manos sobre el escritorio.
- ¡No me pienso ir, tenemos que hablar! – Le exigió.
- ¡Pues estas despedido, abandona la consulta o llamare a la policía! – Le grito Kinami.

Red, sin decir nada se va con un rostro de odio en la cara, abre bruscamente la puerta con la mano izquierda y se va por ella, con la misma mano izquierda cierra la puerta tan bruscamente que se oye un *Pum* y un *crack*.
Hayuko, apoyada en la ventanilla y girando la cabeza hacia el pasillo se aparta en ver pasar a Red enfadado.
Red abre la puerta de salida y se va en dirección contraria a su casa.
Kinami estaba ordenando unos papeles cuando de golpe siente un escalofrió.
10 minutos después…

Red llega a lo que parecía otra consulta, en el cartel ponía Consulta del Dc. Tomuki.
Era muy similar a la otra consulta, solo que esta tenía más pasillos y una escalera a la derecha de la entrada.
Red abre la puerta de la sala de espera y dice “Ya estoy aquí”, a su llamada aparece un hombre con una bata de doctor, tenia el pelo negro y los ojos marrones, tenia la típica cara de chico de 24 años acabado de salir de la universidad, no era mas alto que Red y era mas flaco que Red pero tenia menos músculos, llevaba una cinta en la cabeza y unos bolis en un bolsillo de su bata.

- Ah, eres tú – Dijo.
- Hola Dc. Tomuki – Dijo Red con una cara un tanto triste.
- ¿Te pasa algo? – Le pregunto el Dc Tomuki.
- Me han echado de la consulta – Respondió.
- ¿Consulta? – Pregunto Tomuki.
- Ah, no te lo dije, me busque un sub-empleo, tengo… que conseguir dinero – Respondió.
- ¿Podemos hablar en mi despacho? – Le dice.
- Vale – Responde Red.
Los dos van por las escaleras hasta la zona de arriba, van hacia la izquierda por un pasillo blanco hasta llegar a una puerta marrón barnizada. Claus abre la puerta con la mano derecha, entra seguido por red y pide asiento a Red, Red se sienta y acto seguido el Dc. Tomuki.

- Red, he aguantado muchas cosas en todo este tiempo – Le dice con frialdad y juntando los dos dedos índices mientras los ponía delante de su boca.
- Espera… - Dice Red.
- Pero estoy arto de aguantarte, esto ya pasa de castaño a oscuro, te vas a otra clínica, que encima es nuestra competencia directa y ni siquiera dices nada – Dice cada vez más y más enfadado.
- Espera, te estas equivocando – Dice Red.
- No, estoy arto de tus excusas y de aguantarte ¡Estas despedido!, recoge tus cosas y márchate – Le dice Tomuki.
- ¡¡¡ME DESPIDES, SERAS… DESPUES DE TODO LO QUE HE ECO POR TI, POR LA CONSULTA ¿Y ME ECHAS SOLO POR BUSCARME UN SUB EMPLEO QUE ENCIMA NO TE HACE LA COMPETENCIA!!! – Le grita Red mientras da un golpe en su escritorio con la mano izquierda.
- ¡¡¡ESTAS DESPEDIDO, VETE DE AQUÍ AHORA MISMO!!! – Le grita Tomuki.

Red abandona la sala dando un portazo aun mayor que en el despacho de Kinami. A su salida los pacientes comunes observan como Red, enfurecido, abandona la consulta y se preguntan que ha pasado.

Capitulo 5: Un deseo fugaz.

Red, enfurecido y lleno re daba se dirigió sin rumbo por la calle hasta estallar de rabia y meter un puñetazo a una farola de la calle con el brazo derecho, al colisionar, Red se provoco una fractura leve en el hueso del brazo y múltiples cortes y heridas en el puño, como si nada se dirige al hospital mas cercano, al llegar es atendido de gravedad por que estaba perdiendo mucha sangre, 3 horas después salió y se fue a su casa.

Red se encontraba delante de la puerta de su piso apunto de abrir la puerta con la mano izquierda cuando de golpe se abre y aparece Suki, era una chica ligeramente mas baja que Red, tenia el pelo corto y negro, los ojos azules, su cara era como la de una niña, sus pechos eran del tamaño común, llevaba unas gafas en su cabeza las cuales no usaba casi nunca, llevaba una camisa de manga corta de color negro un pantalón muy corto con la bragueta abierta de color marrón.
Al ver a Red exclama “¡¿Qué te ha pasado?!”, y Red responde que le han despedido de las dos consultas, Suki insiste de que entre en casa y descanse, el piso no era muy grande, solo tenia dos salas, una era el comedor con tatami con tatami, un armario empotrado, una ventana de tamaño normal, una televisión y un brasero plegado al lado del armario, y al lado de la entrada un baño y al otro una cocina que solo la dividía del comedor una encimera que daba a los dos lados, era una cocina muy primaria, tenia grifo, pica, un pequeño horno y fogones, la nevera era pequeña, estaba insertada en uno de los cajones de la encimera y para poder usar el cas se le tenia que dar a una llave que había junto a una caja en la pared.

Suki abre el armario y saca un fotón, lo extiende y obliga a Red, contra su voluntad, a que se estire, se estira y Suki, lentamente se arrodilla a su lado y le coge con ternura el brazo derecho mirándole atentamente esa venda que le pusieron por todo el brazo y observo que junto a esas vendas había una barra de metal.

- ¿Qué te ha pasado? – Pregunto Suki.
- No se que decirte – Le dijo Red dudoso.
- Por favor cuéntamelo – Dice Suki un poco triste.
- Me ha echado Kinami por querer hablar con ella, después, Tomuki me echo de la consulta por trabajar en otra consulta, luego, enfadado, di un puñetazo a una farola con el brazo malo, el derecho y me hice una fractura leve, así que tengo que llevar el palo hasta que se me cure – Dijo.
- ¿Por qué Red? Ya te lo dije, yo puedo ayudarte – Le dijo Suki.
- No, sabes perfectamente que no puedes – Le respondió Red.
- Por favor, no… - Dijo mientras lloraba.

Red se sienta de culo y abraza dulcemente a Suki con el brazo izquierdo mientras apoya su cabeza en su hombro derecho y deja caer unas lágrimas.
- Perdóname, por favor – Suplicaba Red mientras lloraba.
- No – Dice Suki mientras abraza también a Red – No necesito perdón, este momento es el mas feliz de mi vida, siempre te querré Red – Le dice llorando.
- Y… y yo a ti – Red levanta su cabeza y acerca sus labios lentamente a los de Suki, Suki cierra los ojos y espera con nervios a que Red la bese, de golpe, los labios se unen fugazmente, Suki se siente tan feliz que no puede parar de llorar.
- Gracias, muchísimas gracias – Dice Suki al dejar de besarse.
Red no podía evitar sonreír mientras seguía abrazando a Suki.
- Perdóname Suki – Le dijo Red.

Dos días después.
- Consulta del amor ¿dígame? – Dijo Hayuko.
- Si, disculpe, soy Suki, quería hablar con Kinami – Respondió Suki al teléfono.
- Perdone pero ahora esta atendiendo a unos paciente y no puede ponerse – Dijo Hayuko.
- Pues déjale un mensaje de mi parte – Respondió Suki enojada.
- Muy bien ¿de que se trata? – Pregunto Hayuko.
- Dile que por su culpa despidieron a Red de su otro empleo y ahora no puede trabajar, y que encima también tiene fracturado el brazo derecho y apenas se levanta del fotón de tan deprimido que esta – Respondió enojada otra vez Suki.
- Así que eso es lo que paso el otro día – Dijo en voz baja Hayuko.
- Espero que al menos le devuelva su empleo, adiós – Cuelga bruscamente Suki.

Los pacientes de Kinami salen cogidos de la mano de la consulta y alegres se van por la puerta, Kinami, en recepción mira como se van.

- Esto, jefa, tienes un mensaje – Le responde Hayuko mientras le da una hoja.

Kinami lee la hoja.

- Me da igual, como si esta a punto de morir – Responde Kinami tirando la hoja al suelo.

Un señor mayor con camisa de lana de color marrón tirando a amarillo, pantalones verdes largos, mocasines marrones, calvicie en la mayoría de su cabeza, barba y con un bastón en u mano derecha que entro por equivocación en la consulta coge la hoja y la lee, se dirige a recepción para hablar con Kinami.

- Disculpe, me equivoque de consulta, pero si me pudieran pasar con el Dc. Red se lo agradecería, es que el es mi Dc. Y no se si podre llegar ahora a la otra consulta – Le die el anciano enseñándole la hoja.
- ¿Perdone? – Dijo Kinami.
- Si, el Dc. Red, no veo muy bien pero me parece que en esta nota pone Red, solo conozco a una persona con ese nombre y es el Dc. Red, le han despedido de la consulta del Dc. Tomuki por trabajar en otra consulta por lo que dicen, yo no entiendo mucho de eso pero no me parece bien eso – Respondió el señor.
- Siento decírselo pero aquí tampoco trabaja el “Dc” Red – Responde Kinami.
-Vaya, una verdadera lastima, el pobre chico se deprime con facilidad, una vez casi se muere por que no comía, bueno, hasta otra – Dice el viejo mientras se va por la puerta en dirección a la consulta de Tomuki.
- Tienes que devolverle el empleo - Dice Hayuko – Esta deprimido y encima tiene roto el brazo derecho – Le dice.
- No quiero que vuelva a esta consulta nunca mas - Le dice Kinami.
- Kinami, por favor, no seas una cría, tenemos al tío ese molestando todos los días, te iría bien tener a un hombre por aquí - Le responde Hayuko.

Kinami, después de pensarlo, dice volver a contratar a Red, así que Hayuko llama y le da la noticia a Suki.

Capitulo 6: Justicia.

3 días después de la vuelta de Red a la consulta Hayuki se dio cuenta de dos cosas, de que Red se adapto muy bien y que casi nunca usaba el brazo derecho, y de que Kinami huía de red todos los días.

- Red, rellena este formulario - Dijo Hayuko mientras le daba unas hojas.
- Estos documentos son las citas de hoy ¿No tendría que dármelo Kinami? – Pregunto Red.
- Si, pero esta muy pesada, no quiere ni verte – Dijo.
- Creo que voy a hacerle una visita al despacho – Respondió Red.
- ¡Ni se te ocurra! – exclamo Hayuko.

Red se fue a hurtadillas al despacho de Kinami, al entrar ve a Kinami corrigiendo unos informes.

- Buenos días – Dice Red

En oír a Red, Kinami se esconde debajo del escritorio.

- Déjame - Dice casi llorando.
- Sigues igual que siempre eh, no has cambiado nada, excepto en los… jejejejejeje – Respondió Red disimulando.
- Es que… - Dice Kinami.

De golpe alguien interrumpe abriendo la puerta, era un hombre un poco más alto que Red, de pelo lila y ojos azules, llevaba un traje elegante todo de color negro y presumía de joyas caras como relojes y anillos, entra y se pone a reír mientras luce sus joyas.
- Dios, es demasiado pijo para mi – Dice Red mientras aparta la mirada.
- Ah, eres tu – Dice Kinami mientras sale debajo del escritorio – Red, sal afuera un momento –

Red sale afuera y cierra la puerta, pero la curiosidad en Red es algo muy abundante y pega el oído a la puerta.

- Ya sabes a lo que vengo, te quedan 10 días, si no consigues 100000 yens ya le estas diciendo adiós a la consulta, a no ser que quieras hacerlo – Respondió ese hombre.
- No pienso hacerlo – Respondió enojada Kinami.
- Venga, será solo un momento – Dice el hombre.

Red oye algo caer y de golpe escucha como grita “Socorro, Red” Kinami, Red entra corriendo y abre la puerta de tal forma que encasta el picaporte de la puerta en la pared.

- ¿Se puede saber que pasa aquí? – Pregunto Red.
- Lárgate – Dijo el hombre.

Kinami estaba empotrada en la pared con ese hombre delante de él agarrándola de los brazos con la chaqueta en el suelo.

- Red, vete, por favor, no quiero que te haga nada – Respondió Kinami mientras lloraba.
- ¡¡¡SUELTALA!!! – Grito Red.

El hombre la suelta y esta cae al suelo, el hombre se acerca lentamente a red con aires de grandeza y dice.
-¿No sabes quien soy?, soy el dueño de esta “consulta” feúcha y mal oliente, Jack M’cHair, y si n quieres que arruine tu vida desaparece de aquí ahora mismo, en cuanto a ti Kinami – Se gira hacia ella – Podrías haber sido muy feliz, serias mi esposa, perderías “tu inocencia” con un hombre apuesto y rico y no tendrías que preocuparte de nada – Dijo.

Se acerca a Kinami, le coge la barbilla con dos dedos de la mano derecha.

- Venga, te doy la oportunidad de que seas feliz, solo tienes que decir que si – Dice Jack.
- Nunca me casare contigo – Le responde.

Este, enfadado le da un guantazo en la mejilla derecha a Kinami.

Red empieza a enfadarse y aponerse nervioso.
Jack se dirige otra vez hacia el.

-¿Estas sordo? Vete- Le dijo – Soy un hombre muy poderoso, podría destruirte con un dedo, no eres mas que un insignificante gusano – Dice – Seguro que te has enamorado de esa furcia de mierda que solo piensa en hacerse la inteligente, tu y ella no valéis mas de un yen, sobretodo ella – Dijo

Red, sumergido en rabia le coge de la camisa como puede con la mano derecha intentando no pegarle.

- Que haces insecto, a mi no me toques – Le aparta la mano con un golpe brusco justo donde tenia la fractura, eso provoca un gran dolor a Red pero este intenta no llorar.

- Ahí os quedáis estúpidos, jajajajajajaja, me iré a buscar a otra pu**…- Dice Jack mientras se da la vuelta y se va por el pasillo.

De golpe Red le coge por detrás con la mano derecha, le da la vuelta, alza su puño izquierdo por encima de su cabeza y en menos de 1 segundo golpea con toda su rabia a Jack en la cara, este sale hacia atrás y cae en el suelo, le había partido un diente y le sangraba la nariz.

- No…¡Vuelvas!...¡A HABLAR!...¡¡¡ASI!!!...¡¡¡¡¡DE ELLA!!!!!- Aquel grito se escucho des de todos los lugares de aquella ciudad.
- Que… ¡¿Has hecho desgraciado?! – dijo Jack.

Se levanta y coge a Red de la camisa, lo levanta con el brazo izquierdo y empieza a pegarle con el puño derecho en la cara.
Después de 7 u 8 puñetazos lo tira al suelo y empieza a darle patadas mientras este escupía sangre por la boca, Kinami lo veía todo des del el despacho y no paraba de lamentarse de Red.
- ¡Para! – Grito Kinami.
- ¡Muere escoria! – Decía Jack con cara de rabia.

Red no paraba de recibir patadas en el estomago, hasta que le agarra el pie con la mano izquierda, le levanta el pie y lo tira al suelo, acto seguido se levanta muy rápido y pone su pie derecho en su cuello.

- Aquí…la única…escoria…eres…tu- Decía Red como podía.

Levanta el pie y le pisa el estomago a Jack, acto seguido este escupe sangre de la boca y queda inconsciente.

La gente contemplaba aquella escena horrorizados, todos se fueron corriendo por la puerta, sin embargo alguien yacía sentado tranquilamente.

- ¿Esta disponible el Dc. Red? – Dijo.

Era el mismo viejo del otro día, había oído que Red volvía a trabajar en al otra consulta y quería verlo.

- Vaya, parece que alguien te ha hecho enfadar mucho – Dijo mientras se reía.
- ¿Pero que ha pasado aquí? – Pregunto Hayuko que vio el panorama asomándose por la ventanilla.

Capitulo 7: Réquiem of final, in decrechendo.

2 días después Red se encontraba en la consulta con Kinami, estaban recogiendo las cosas…

- Lo…lo siento, des de que llegue solo he hecho que complicarte la vida – Dijo red.

Kinami no respondía.

- Si…si puedo ayudarte de algún modo *tos* are lo que sea – Dijo otra vez Red.

Kinami seguía sin responder.

- Por favor, Kinami, respóndeme – Decía Red dejando caer unas lágrimas.
- Yo…- dijo Kinami de espaldas – Yo…yo…yo – Decía cada vez mas triste y con ganas de llorar - ¡Nunca te olvide! – Dijo girándose de golpe con lagrimas en los ojos – ¡Siempre te espere, siempre te quise, pero desapareciste! – Grito.
-Pense *snif* que no me querías, me fui *tos* por miedo, me asuste mucho, de verdad, siempre te he añorado – dijo Red.
- ¡Ahora vives con Suki! – Respondió llorando.
- Ella solo me cuida – Respondió Red.
- ¡Vasta ya Red, dime la verdad, el brazo, esa tos persistente, tu débil aspecto! ¿Qué te pasa – Pregunto Kinami.
- Me… me… no puedo decírtelo – Decía mientras unas grandes gota brotaban de sus ojos.
- He estado sola todo este tiempo, pensando en ti, y ahora no puedes ser mío, por favor, dímelo si de verdad me quieres – Le dijo.
- ¡Me muero! – Dijo Red.

Un incomodo silencio se apodero del despacho y una brisa de aire que entraba por la ventana hacia mover el pelo de Kinami.

- Que…¿Qué has dicho? – Dijo mientras dejaba caer sus rodillas al suelo y dejaba sus manos inertes.
- Me muero, es cierto, lo… lo siento mucho – Dijo Red.
Red empieza a estornudar fuertemente y cae al suelo, sin dejar de estornudar se aguanta como puede con una mano para no tocar el suelo con su cara, Kinami desolada no puede dejar de llorar hasta que se acerca a Red, deja de llorar y le intenta de levantar hasta donde ella tenia la cara, se acercan lentamente uno al otro y sus labios, tiernamente, se aproximan, de golpe, un beso, acelera l corazón de los dos, pero de golpe Red cae al suelo y Kinami escupe sangre de la boca, era sangre de Red, Red estaba muy grabe por lo que parecía, no se movia y no paraba de sangrarle la boca, Kinami pone la cabeza de Red encima de su falda y mira como va desangrándose, de golpe, red abre los ojos.

- Kinami –dijo como pudo.
- ¡No hables, por favor! ¡¡HAYUKI, LLAMA A NA AMBULANCIA!! - Grito.
- Gracias – Dijo Red.

En ese mismo instante, el corazón de Red se paro y su ultimo suspiro termino, había muerto.

Desolada Kinami no paraba de llorar y gritar, no podía creerlo, no paraba e abrazar el cuerpo de Red, unos segundos mas tarde entro por la puerta el Dc. Tomuki avisado con antelación por Hayuko, no podía creer lo que veía, Red, su amigo y ayudante, había muerto, no sabia si echar a llorar o mantener sus lagrimas y consolar a Kinami, solo sabia que había llegado tarde.

- ¡¡¡¡¡¿Por qué, POR QUE ME AVANDONAS OTRA VEZ?!!!!-

Hayuko llego y en ver todo aquello no pudo evitar llorar.

El viejo, que casualmente estaba pasando pro delante de la consulta entra, también se acerca y a diferencia de los demás sonríe.

Al día siguiente.

Kinami, Hayuko, Tomuki, suki, dos amigos de Red, el señor mayor, el primo pequeño de Red, que era el único familiar con vida que tenia, y el cura, todos vestidos de luto, se encontraban en el cementerio que era un césped con lapidas y tumbas, todos de pie alrededor de la tumba de Red, la ceremonia ya había terminado, así que algunos apenados se vuelven a su hogar quedándose Kinami, Suki, Tomuki y el señor mayor.

- Así que tu eres Kinami – Dijo el señor mayor – Mucho gusto, soy Fukuo –
- ¿P…por que esta tan feliz? *snif* – Dijo Kinami observando su rostro.
- Red pudo cumplir su sueño – Respondió Fukuo.
- Esta muerto… eso ya no importa *snif – Dijo Kinami.
- Red te quería mucho, su sueño era que tu le quisieras a el también – Respondió Fukuo – Todos los días, cuando iba a su consulta, me contaba cosas de todos vosotros, tu eras su gran amiga de la infancia, no se bien que paso pero me dijo que se fue, tu Suki cuidaste a Red todo este tiempo por culpa de su enfermedad, también me dijo que eras su compañera en el instituto, y tu Tomuki, a ti Red te tenia mucho respeto, sentía admiración por ti, des de que te conoció quería ser Dc. Igual que tu, os tenia mucho cariño Red, se pasaba horas y horas hablando de vosotros y contando anécdotas, el me dijo en una ocasión que si moría querría que estuvierais todos sonriendo, que no le gusta veros llorar – Les conto Fukuo.
- Pero ya no esta *snif* - dijo Suki.
- Suki, Red te pide un favor, con que el ya no podrá mantener mas a su primo pequeño quiere que lo cuides tu, dijo que la casa era tuya para lo que quisieras y que si no podías cuidar de el que al menos le regalaras la casa – Dijo Fukuo – A ti me dijo que te dijera, Tomiuki, que fueras mi doctor, y que yo te contara muchas cosas para que no estuvieras triste por su despedida – Le dijo.

Suki, triste, se fue del cementerio, Tomuki, aguantando sus lágrimas echa una sonrisa hacia la tumba de Red y acto seguido pronuncia unas palabras “Espero que ahora seas feliz” y acto seguido se va.

- ¿Y a mi no me dijo nada? – Dijo con cara de tristeza.
- A ti no te dijo nada – dijo Fukuo – Te escribió algo, toma - Decía mientras le entregaba una carta – decía que esas cosas no se dicen a la persona que no se quiere.

Carta: Querida Kinami, si lees esto yo ya… bueno, eso da igual, siento lo que paso en el instituto, todos los días recuerdo aquello con alegría pero también con tristeza, fui un cobarde y huí de aquello, no tenia el valor suficiente, no sabia que hacer, ahora, no se como eres ni donde vives, espero que te llegara esta carta, el señor Fukuo es muy amable, seguro que llego a la perfección, bueno, quería disculparme por todo y decirte “adiós” es una pena que no nos volvamos a ver, apenas recuerdo ya como eras en antaño, pero es lo que tiene esta enfermedad, olvidas muchas cosas, bueno, quería decirte…cuesta hasta escribirlo…¿Cómo lo digo?... Te…te…te quiero, y siempre te querré, y espero que algún día me perdones.

Firmado: Redzila.

Después de leer aquella carta me despedí de todos, me fui muy lejos, no podía soportar tanto dolor y tristeza, no se donde estoy, esto no sale ni en los mapas, un pequeño pueblo que vive de la agricultura, tampoco se quien es esta gente con la que vivió, pero estoy feliz, excepto el 17 de septiembre, ese día no puedo parar de llorar y recordarte, le pedí antes de irme a Suki que dejara una flor de mi parte todos los meses, una rosa de color rosa ¿Lo recuerdas? Seguro que si, no me he casado y no creo que lo haga, tenias razón, tengo miedo a los compromisos, espero que me estés escuchando des de donde estés por que quería decirte una cosa…tienes razón, es difícil de decir..te…quiero y que sepas que nunca te perdone, por que nunca hiciste nada para tener que pedir perdón, hasta siempre.

Fin: La consulta del amor.

Image
Image
Image

Spoiler : firmas antiguas :
Image

Image
Image
Avatar de l’utilisateur
Inspector Der
 
Message(s) : 818
Inscription : Ven Juil 16, 2010 12:29 pm
Genre: Masculin
Langues parlées: Castellano/Catalán

Re: [Fan Fic] La consulta del Amor 

Message par Manu Master's » Sam Sep 18, 2010 8:52 pm

Der, tengo unas normas muy importantes para escoger si leer un libro largo o no:

1- Si es del Código Da Vinchi
2- Ninguno más.


En serio, no me apetece NADA leerlo. Sin ofender, ¿Eh?
Provervio Japonés:
"Si vas a creer todo lo que lees, mejor no leas."
Image
Image
Avatar de l’utilisateur
Manu Master's
 
Message(s) : 578
Inscription : Jeu Juil 15, 2010 8:05 pm
Localisation : Actualmente dado de baja de Telefonica / CASTIGADO
Genre: Masculin
Langues parlées: Español + Ingés Flyers (4-4-5) + Francés (-)

Re: [Fan Fic] La consulta del Amor 

Message par Inspector Der » Dim Sep 19, 2010 10:10 am

·_·U Ya veo que n este foro no hay mucha gente de leer, yo, lo digo en serio, esta muy bien echo y elfinal es... bueno, tiene buen final, podeis preguntarle a Niara, que segun ella se lo ha leido, no se si creerla por que dice que despues se durmio, dudo que pudiera pasar eso pero bueno, los que no se lo quieran leer TODO (¬_¬) pueden empezar des de el capitulo 5 o 6, perdereis un trozo de la historia pero al menos leereis algo.

EDITADO: Tambien lo podeis leer por capitulos, que para algo lo puse por capitulos ¬¬
Image
Image

Spoiler : firmas antiguas :
Image

Image
Image
Avatar de l’utilisateur
Inspector Der
 
Message(s) : 818
Inscription : Ven Juil 16, 2010 12:29 pm
Genre: Masculin
Langues parlées: Castellano/Catalán

Re: [Fan Fic] La consulta del Amor 

Message par Wrighty » Dim Sep 19, 2010 11:55 pm

Manu Master's a écrit :Der, tengo unas normas muy importantes para escoger si leer un libro largo o no:

1- Si es del Código Da Vinchi
2- Ninguno más.


Tío, Manu, no es por ofender, pero hay libros "largos" mucho mejores que esa porquería... Te queda todo un mundo por descubrir.

Der, cuando tenga un wequillo lo leo :larry:
Avatar de l’utilisateur
Wrighty
 
Message(s) : 2784
Inscription : Dim Déc 28, 2008 6:18 pm
Genre: Masculin
Langues parlées: Español

Re: [Fan Fic] La consulta del Amor 

Message par Inspector Der » Lun Sep 20, 2010 7:25 am

Vale, gracias ^^
Image
Image

Spoiler : firmas antiguas :
Image

Image
Image
Avatar de l’utilisateur
Inspector Der
 
Message(s) : 818
Inscription : Ven Juil 16, 2010 12:29 pm
Genre: Masculin
Langues parlées: Castellano/Catalán

Re: [Fan Fic] La consulta del Amor 

Message par Lenios » Lun Sep 20, 2010 3:55 pm

cuando haya matado alguien el tf2 y wrighty ocupe el pc...lo leeré...
Image
When you have eliminated the imposible, whatever remains, however improbable, must be the truth!
Avatar de l’utilisateur
Lenios
 
Message(s) : 1748
Inscription : Dim Déc 28, 2008 6:11 pm
Genre: Masculin
Langues parlées: Español /Algo de inglés y francés

Re: [Fan Fic] La consulta del Amor 

Message par Luleh » Mar Déc 21, 2010 2:18 am

Todos nombres en japonés! I found an otaku! =P

Manu, si no ibas a leerlo no sé ni por qué comentaste, él no quiere saber que no lo vas a leer porque es largo lol xD.

Buena ortografía, sólo he leído dos capítulos y el resto por arriba, cuando tenga ganas lo termino xD
Image
Avatar de l’utilisateur
Luleh
 
Message(s) : 212
Inscription : Ven Fév 05, 2010 2:00 am
Localisation : Buenos Aires, Argentina
Genre: Féminin

Re: [Fan Fic] La consulta del Amor 

Message par Inspector Der » Mar Déc 21, 2010 10:05 am

Oki.

La ortografía no es lo mio.
Image
Image

Spoiler : firmas antiguas :
Image

Image
Image
Avatar de l’utilisateur
Inspector Der
 
Message(s) : 818
Inscription : Ven Juil 16, 2010 12:29 pm
Genre: Masculin
Langues parlées: Castellano/Catalán

Re: [Fan Fic] La consulta del Amor 

Message par eldestructor » Dim Jan 10, 2016 2:53 am

Inspector Der a écrit :Bueno, ya que no hay una seccion de fan place lo pongo aquí, esta es mi ultima creacion, una "mini" historieta de 7 capitulos que seguro que a alunos les encantara:


Image



Spoiler : :
Capitulo 1: Llegada.

Mh, recuerdo vagamente su llegada, era un chico alto, de metro setenta mas o menos, llevaba puesta una chaqueta roja, diría que de esas telas confeccionadas que se suelen usar para los trajes formales, tenia dos puños en cada manga de la chaqueta, debajo, se podía observar perfectamente una camisa negra y un collar que salía des de el cuello de la camisa hasta el pecho, era uno de esos collares típicos bañados en oro que se abre por en medio, siempre quise saber que tenia ahí dentro. Los pantalones también eran rojos, diría que de la misma tela, tenían una raya muy bien echa y estaban sujetos por un cinturón de piel artificial con una placa en medio para sujetarlo.
Lo que mas me llamaba la atención era que siempre llevaba ese gorro rojo con las letras “RED” en mayúsculas y ese pin amarillo con forma de perro, o eso decía el, había cambiado mucho, tanto físicamente como mentalmente, estos 8 años sin verle se me hicieron muy largos, hasta que un día por casualidad…

Lugar: Sala de espera de una pequeña clínica de psicología llamada “La consulta del amor”, era un sitio pequeño, las paredes estaban pintadas de blanco, había un sillón marrón para tres personas, delante suyo había una mesa con revistas de compra o de medicina y un cenicero de cristal muy limpio, lo normal en una consulta privada, la puerta de entrada era una puerta de roble, de color marrón con una fina capa de barniz y un pomo de esos que parecen una palanca bañado en algo que parecía de oro.
Había una ventanilla de atención a los pacientes, como en las clínicas privadas, en un cartel, bueno, mas que un cartel era una hoja doblada para que se mantuviera, ponía “Descanso”, la ventanilla era como una ventana con borde para apoyar cosas, al lado, un timbre como ese típico de los hoteles permitía saber si llegaba alguien.
Al lado un pasillo no muy ancho que permitía ir al despacho donde atendían a los pacientes.

Alguien entra a la consulta abriendo delicadamente la puerta, su ropa y su mochila, que simplemente era una bolsa parecida a la que lleva Vash la estampida en sus aventuras, estaban empapadas ya que afuera llovía y el no tenia paraguas.

-Disculpe- dijo con un tono débil -¿Esta es la consulta psicológica de consejo matrimonial?-

Una mujer de 32 años aproximadamente, con el pelo corto, de color oscuro y un traje de enfermera que dejaba poco que desear a la imaginación pervertida de la gente se sienta en el mostrador y gira la hoja.

-Hola ¿en que le puedo atender?- Dijo con una sonrisa de oreja a oreja.
-Oh, disculpe *tos* vine por el anuncio que dice que se busca secretario- Dijo con tono débil.
- Disculpe ¿esta enfermo?- Respondió con una mirada de extrañez.
-O no, es que a mi caminar bajo la lluvia me sienta muy mal, que suerte tenia Gene Kelly-
- Bueno, si quiere le guardo la ropa o se la seco- Dijo
-No- Replico – No hace falta *tos* es solo agua- Responde acto seguido -¿Puedo pasar?-

La enfermera le permite el paso haciendo un gesto con la cara y un si un tanto mudo.
Dicho esto camina por el pasillo hasta llegar al despacho, coge el picaporte con su mano izquierda y con la derecha da, con los nudillos, tres golpes en la puerta acompañados de un “¿Se puede?” un tanto débil.

La encargada de la consulta permite el paso de aquella persona.

Entre y observa vagamente el despacho, era un típico despacho no muy amueblado con paredes blancas, tenia un sofá de dos plazas, seguramente para las terapias, la mujer estaba sentada en un escritorio de madera de un color parecido al de la puerta, habían exactamente 2 estanterías y alguna que otra mesilla, detrás de el sofá, a unos metros había una ventana con las cortinas cerradas, era seguramente para que la lluvia no desanimara la vista que había des de esa ventana.
El hombre se sienta cuidadosamente en la silla, al sentarse, agua cae al suelo des de su ropa adoptando la forma de una cascada hasta quedarse en charcos húmedos en el suelo.

-Disculpe- Dice –Es que me ha pillado una tormenta-
-A, no te preocupes, es normal en estos tiempos- Responde.

Era una mujer de 25 años, tenia el pelo marrón largo hasta los hombros, sus ojos, muy seguros, los tenia de color marrón, su cara reflejaba un cutis perfecto, no tenia ninguna marca y su sonrisa era encantadora, vestía con una camisa de botones abierta de color blanco y debajo una camisa de tirantes muy finos de color negra que dejaba paso a la imaginación ya que sus senos eran un poco grandes, no se le veía muy bien pero llevaba una falda negra que le llegaba hasta los tobillos, unas medias oscuras y unos zapatos de tacón de color negro.

-Si me permite, querría trabajar aquí como secretario, solo a tiempo parcial- dijo.
-¿Tienes alguna experiencia laboral o algún estudio?- Respondió.
- Bueno, actualmente trabajo de secretario en otra consulta, el dueño aun no lo sabe, pero últimamente no se pasa por la consulta y no puedo avisarle pero le prometo que el horario no es conflictivo- dijo.
-Bueno- Le dijo –No tenemos mucha solicitud así que si aceptas el salario mínimo estas contratado- Dijo mientras soltaba un suspiro.
-Muchas gracias- Dijo mientras alargaba el brazo para estrecharle la mano, sus manos chocan y se aprietan entre si lo suficiente fuerte como para no soltarse, acto seguido la jefa de la consulta pregunta…
-Perdone, no me ha dicho su nombre- dijo.
-Ah, mucho gusto, soy Red- Respondió.
Soltándole rápidamente la mano y echándose a tras con un rostro en el cual se podía expresar todos sus nervios dice…
-¡TTTTUUUUUUU!-
-¿Perdone?- Responde inocentemente.
-¡¡¡RED ¿Qué HACES AQUÍ?!!!- Grita a más no poder.
- *Tos* Perdone, ¿Quién es usted y por que grita así?- Dijo.
- ¡Soy yo, Kinami Tsukio!-

Red se queda unos segundos pensativa, de golpe se levanta y la señala con el dedo de la mano derecha.
-¡No puede ser!-

[Continuara]

Capitulo 2: Ingreso.

Los dos, de pie y con los nervios a flor de piel sueltan frases conjuntamente sin dejar de escuchar al contrario.

-¿Qué haces aquí?, ¿Por qué te fuiste?, ¿Por qué me imitas?-

Red se adelanta y vuelve a repetir la pregunta.

-¡¿Qué haces aquí?!-
-¡Eso lo tendría que decir yo!- Dice Kinami.
- Busco *tos* un sub trabajo, necesito *tos* dinero- Responde entre estornudos.
- ¿Estas enfermo?- Pregunta con tono preocupado.
- No - Responde – Es un simple resfriado-
- No se si debería contratar a alguien con un sub trabajo- Dijo Kinami-
- ¿Qué? Me acabas de contratar- Replica.
- Ya, pero… - dijo.
- No tienes excusa, me has contratado – dijo Red
- No has firmado ningún contrato- Dijo ingeniosamente en el último momento.
- Por favor, necesito este empleo, Kinami, olvídalo, por favor- Decía cada vez más y más débil mientras se apretaba la mano fuertemente al brazo izquierdo.
- ¿Te pasa algo?- dijo preocupada.
- No, estoy bien- Decía mientras soltaba grandes cantidades de aire.
- Que quede claro que yo no quiero problemas, el puesto es tuyo – Dijo.
- Muchas…gracias - Dijo mientras se iba lentamente por la puerta.

Unas horas después, en la sala de espera.

- Kinami, espera – Dijo la recepcionista.
- Hayuko – Respondió
- No me has dicho que tal fue con ese apuesto caballero – Dijo.
- Olvídalo – Dijo enfadada.
- Eso significa que no le contrataste, lastima, parecía muy amable – Dijo poniéndose el dedo índice en la barbilla mientras miraba hacia arriba.
-No, si le he contratado, pero no te lo vas a poder ligar como al último – Respondió.
- Es el ligue de instituto eh – dice con cara de cotilla.
- Te dije que te pusieras las gafas para trabajar- Respondió como contraataque.
- Venga, no seas así – Decía mientras movía el culo humorísticamente hacia los lados.
- ¡Es un viejo conocido pesada! –Le grito.
- ¡Aaaaaah! Que susto- Dijo – Ya ya, viejo conocido, eso dices siempre, bueno ¿te vienes al bar? – Respondió aludiendo el tema anterior.
- No, hoy de lo único que tengo ganas es de tomarme un buen café viendo “Godot’s time” – Respondió con cara de decepción.
- He oído que hay karaoke gratis – Le dijo al odio poniéndose la mano derecha, plana, al lado de la boca.
- ¡Que no voy!- Le grito.
- Vale, vale – Respondió.

Hayuko abrió la puerta y miro hacia arriba, sin venir a cuento dice “Al menos ha dejado de llover” y con una gran sonrisa se va al bar a tomarse algo, solo podía pensar en una cosa, la llegada de Red.

Capitulo 3: Trabajo y orgullo.

Media hora después aproximadamente, por las calles llenas de casas de [ISERTAR CIUDAD QUE SE AJUSTE AL PERFIL] se veía una curiosa figura moverse de un lado para otro bajo la lluvia hasta que se oye el tono de un móvil *Samurai de acero theme a 9 bits* la figura misteriosa descuelga.

- Diga - Respondió.
- Soy yo ¿que tal estas? - Se oía por el auricular del móvil una voz femenina un poco apagada, similar a la de Hinata de Naruto.
- Pues... me ha dado un ataque de tos muy fuerte, pero por lo demás bien - Respondió.
- Ya sabes que no tendrías que hacer estas cosas - Se oía con voz preocupada.
- Tranquila, tengo el trabajo, dentro de poco estaremos todos bien - Responde.
- ¡¡¡NO DIGAS TONTERIAS!!! - grito des de el móvil - ¡Sabes perfectamente lo que pasa Red! - dijo.
- Jajajaja, JAJAJAJA ¡JAJAJAJAJA! - Red no paraba de reír.
- ¡¿De que te ríes tu ahora?! - Le dijeron a través del móvil.
- ¿A que no sabes a quien me he encontrado en la consulta? - Dijo con un tono un tanto humorístico.
- Sabes perfectamente que no - Le respondió.
- A Kinami -
- ¡¡¡¿ ESTAS DE COÑA, Y TE DIO EL EMPLEO?!!! - Le grito.
- Si -
- ... - No se oía nada.
- Suki ¿te pasa algo? - Le pregunto.
- N...no... ¿Le...le dijiste lo tuyo? -
- Mmm... no-
- ¡¡¡Pues tendría que saberlo trozo de alcornoque!!! - Grito Suki.
- Mira, esta lloviendo mucho, cuelgo - Dijo.
- ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ESPERA!!!!!!!!!!-

Se corto la llamada.

- Como se nota, que ni siquiera el cielo puede perdonar mis pecados - Decía mientras contemplaba la lluvia caer a su alrededor con fuerza empapándole un poco mas.

Al día siguiente...

En la consulta, Hayuko en la ventana esperaba que algún hombre atractivo legara con su mujer con la intención de dejarla, cosa que no ha pasado según los informes en 2 semanas.

De golpe el teléfono suena.

- Hola, este es el numero de consulta de la consulta del Amor, dígame ¿en que puedo ayudarle? - Responde Hayuko con una voz alegre.
- ¿Consulta de que? - Preguntan.
- Consulta del... -
- Da igual - Le interrumpe - Llamo para decir que el secretario Red esta enfermo, ha pillado una pulmonía por que ayer se paso la noche bajo la lluvia.
- Secretario Red... - Piensa - ¿es un chico alto con una gorra roja?-
- Así es, ayer fue para una entrevista pero le pillo una tormenta, al llegar a casa termino con una pulmonía - Dijo.
- Perdone ¿Usted es? - Pregunto.
- Me llamo Suki, cuido de Red - Respondió.
- ¿C...cuida? - Pregunto.
- ¡Ah! no me haga caso - Dijo disimulando.
- Le pasare con mi jefa, un momento - Respondió.
- No, espere... -

La línea fue pasada al despacho de Kinami.

- Si, dígame - Dijo kinami, nadie respondía - ¿Hola? - insistió -¿Hay alguien? - Pregunto, hasta que una voz temblorosa dijo...
- Hola, buenos...días - Respondió.
- ¿Con quien hablo? -
- Con...eh...ah...- Decía sin saber que responder -La...¿Tía de Red? - dijo sin estar muy segura.
- Ah, encantada ¿en que le puedo ayudar? -
- Vera... Red...esto...- Decía.
De golpe se oye "¡Jajajajajajajajajaja, esas cuerdas no sirven contra mi, tranquila jefa, iré ahora mismo a trabajar, y después hablare contigo Suki!"
- S...Suki... - Ese nombre le sonaba a Kinami.
- ¡Ni se te ocurra, tienes una pulmonía! - Le grito Suki.
- ¡Adiós Suki! - Dijo Red.
Se corto la llamada.

10 minutos mas tarde llega Red abriendo la puerta con energía mientras entraba corriendo, se para y toma aire.

- Hola... ya.... he... llegado- decía red mientras tomaba aire.
Ve a Kinami hablando con Hayuko.

- ¿Quien ha llamado hace 10 minutos? - Pregunto Kinami.
- Pues... alguien que decía que hoy no vendría a trabajar Red - Respondió.
- Hola, estoy aquí - dijo red mientras levantaba la mano en forma de saludo.
- Pues ves con Hayuko que te enseñara todo lo que tienes que hacer hoy - dijo kinami.
- Mmm... ¿Bata incluida? - Pregunto.
- Eres secretario y esto no es un hospital - Dijo Kinami.
- Pues en la consulta del doctor Tomuki me dejan llevarla - Dijo mientras inflaba los morros.
- Haz lo que quieras, no te va a ver nadie - Le dijo mientras se giraba hacia su despacho.
- Genial - Dijo red.
- bueno, si me acompañas iremos a la secretaria - Dijo Hayuko.

Hayuko se acerco a la ventanilla y dio un salto que le permitió entrar a la secretaria.

- Esto... ¿No hay puerta? - Pregunto red.
- Se rompió - Le dijo Hayuko.
- No preguntare - Respondió Red.

Red intenta de entrar como `puede por la ventanilla, cuando consigue entrar Hayuko le contesta...

- Yo pensé que estabas en mejor forma -
- Cállate (¬_¬) - Le dijo Red con esa mirada.
- bueno, ahí tienes un escritorio, una lámpara, un bolígrafo bic y muchos papeles - Le dijo.
- ¿estas de coña no? -
- Si, jajajajajajajaja - Le dijo riéndose.
- Ufff- dejo soplar una bocanada de aire como símbolo de alivio.
- La verdad es que no es una broma, pero si quieres- Se pone la mano encima de los botones de su camisa – Podemos empezar por otra cosa mas… excitante – Le responde sensualmente.
- ¿Perdona? – Le dice Red.
- Venga, hazme regocijar en el pecado – Le dice.
Despues de un incomodo silencio…
- Pues va a ser que no – Le responde girando la vista.
- ¿Cómo? – Dice Hayuko.
- Lo siento pero no te voy ni a mirar durante este rato que este trabajando, así que puedes dejar de toquetear tus botones – Dice Red un tanto distante y frio.
- Es imposible, le he entrado de una manera que ningún hombre la rechazaría, maldita Kinami, tenia razón- Pensó.
- Si me disculpas, quiero terminar esto para poder hablar con Kinami personalmente – Dijo Red mientras escribía cosas en unas hojas.
- No es justo- Dijo en voz baja.

Media hora después.

- Ya he actualizado la agenda - Dijo Red.
- Mmm… creo que ahora tienes que… - Le dice a Red.
- Voy a ver a la jefa – Le interrumpe mientras se levanta de la silla.
- Oye tu, no puedes irte cuando te de la gana – Le dice Hayuko.

Red la ignora, intenta de saltar como puede por la ventana y gira por el pasillo, se acerca a la puerta, coge el pomo con la mano derecha y con la izquierda pica 2 veces a la puerta.

De golpe se oye un “Se puede” de dentro.
Red abre lentamente la puerta, ve como Kinami mira una hoja atentamente, por el dorso pudo intuir que se trataba de una foto un tanto vieja, a que las puntas eran circulares.
- Disculpa, Kinami ¿Podemos hablar? – Decía mientras se acercaba a la silla que había delante de su escritorio.
- ¿No tendrías que estar trabajando? – Le dijo con intención de que se fuera mientras abría un cajón del escritorio para guardar la fotografía.
- Solo quiero hablar, por favor – Le dijo un tanto desesperado.
- … Esta bien – Dijo un poco enfadada.

Capitulo 4: Despedida de un viejo amigo.

- Kinami, siento mucho lo que paso, de verdad, no hay ni un solo día que no me arrepienta – Le dijo con la cabeza caída y una mirada triste hacia sus manos.
- No se a que te refieres, y ahora si no te importa vete – Le dijo mientras miraba unos informes.
- ¡NO ME HAGAS ESTO! – Grito mientras daba un fuerte golpe al escritorio con la mano izquierda - ¡Sabes perfectamente de que hablo, no puedes ignorarlo toda tu vida, tenemos que hablar! – Grito.
- ¡Tu y yo no tenemos nada de que hablar, así que vete o estas despedido! – Le grito Kinami mientras se levantaba de su silla y depositaba con fuerza sus manos sobre el escritorio.
- ¡No me pienso ir, tenemos que hablar! – Le exigió.
- ¡Pues estas despedido, abandona la consulta o llamare a la policía! – Le grito Kinami.

Red, sin decir nada se va con un rostro de odio en la cara, abre bruscamente la puerta con la mano izquierda y se va por ella, con la misma mano izquierda cierra la puerta tan bruscamente que se oye un *Pum* y un *crack*.
Hayuko, apoyada en la ventanilla y girando la cabeza hacia el pasillo se aparta en ver pasar a Red enfadado.
Red abre la puerta de salida y se va en dirección contraria a su casa.
Kinami estaba ordenando unos papeles cuando de golpe siente un escalofrió.
10 minutos después…

Red llega a lo que parecía otra consulta, en el cartel ponía Consulta del Dc. Tomuki.
Era muy similar a la otra consulta, solo que esta tenía más pasillos y una escalera a la derecha de la entrada.
Red abre la puerta de la sala de espera y dice “Ya estoy aquí”, a su llamada aparece un hombre con una bata de doctor, tenia el pelo negro y los ojos marrones, tenia la típica cara de chico de 24 años acabado de salir de la universidad, no era mas alto que Red y era mas flaco que Red pero tenia menos músculos, llevaba una cinta en la cabeza y unos bolis en un bolsillo de su bata.

- Ah, eres tú – Dijo.
- Hola Dc. Tomuki – Dijo Red con una cara un tanto triste.
- ¿Te pasa algo? – Le pregunto el Dc Tomuki.
- Me han echado de la consulta – Respondió.
- ¿Consulta? – Pregunto Tomuki.
- Ah, no te lo dije, me busque un sub-empleo, tengo… que conseguir dinero – Respondió.
- ¿Podemos hablar en mi despacho? – Le dice.
- Vale – Responde Red.
Los dos van por las escaleras hasta la zona de arriba, van hacia la izquierda por un pasillo blanco hasta llegar a una puerta marrón barnizada. Claus abre la puerta con la mano derecha, entra seguido por red y pide asiento a Red, Red se sienta y acto seguido el Dc. Tomuki.

- Red, he aguantado muchas cosas en todo este tiempo – Le dice con frialdad y juntando los dos dedos índices mientras los ponía delante de su boca.
- Espera… - Dice Red.
- Pero estoy arto de aguantarte, esto ya pasa de castaño a oscuro, te vas a otra clínica, que encima es nuestra competencia directa y ni siquiera dices nada – Dice cada vez más y más enfadado.
- Espera, te estas equivocando – Dice Red.
- No, estoy arto de tus excusas y de aguantarte ¡Estas despedido!, recoge tus cosas y márchate – Le dice Tomuki.
- ¡¡¡ME DESPIDES, SERAS… DESPUES DE TODO LO QUE HE ECO POR TI, POR LA CONSULTA ¿Y ME ECHAS SOLO POR BUSCARME UN SUB EMPLEO QUE ENCIMA NO TE HACE LA COMPETENCIA!!! – Le grita Red mientras da un golpe en su escritorio con la mano izquierda.
- ¡¡¡ESTAS DESPEDIDO, VETE DE AQUÍ AHORA MISMO!!! – Le grita Tomuki.

Red abandona la sala dando un portazo aun mayor que en el despacho de Kinami. A su salida los pacientes comunes observan como Red, enfurecido, abandona la consulta y se preguntan que ha pasado.

Capitulo 5: Un deseo fugaz.

Red, enfurecido y lleno re daba se dirigió sin rumbo por la calle hasta estallar de rabia y meter un puñetazo a una farola de la calle con el brazo derecho, al colisionar, Red se provoco una fractura leve en el hueso del brazo y múltiples cortes y heridas en el puño, como si nada se dirige al hospital mas cercano, al llegar es atendido de gravedad por que estaba perdiendo mucha sangre, 3 horas después salió y se fue a su casa.

Red se encontraba delante de la puerta de su piso apunto de abrir la puerta con la mano izquierda cuando de golpe se abre y aparece Suki, era una chica ligeramente mas baja que Red, tenia el pelo corto y negro, los ojos azules, su cara era como la de una niña, sus pechos eran del tamaño común, llevaba unas gafas en su cabeza las cuales no usaba casi nunca, llevaba una camisa de manga corta de color negro un pantalón muy corto con la bragueta abierta de color marrón.
Al ver a Red exclama “¡¿Qué te ha pasado?!”, y Red responde que le han despedido de las dos consultas, Suki insiste de que entre en casa y descanse, el piso no era muy grande, solo tenia dos salas, una era el comedor con tatami con tatami, un armario empotrado, una ventana de tamaño normal, una televisión y un brasero plegado al lado del armario, y al lado de la entrada un baño y al otro una cocina que solo la dividía del comedor una encimera que daba a los dos lados, era una cocina muy primaria, tenia grifo, pica, un pequeño horno y fogones, la nevera era pequeña, estaba insertada en uno de los cajones de la encimera y para poder usar el cas se le tenia que dar a una llave que había junto a una caja en la pared.

Suki abre el armario y saca un fotón, lo extiende y obliga a Red, contra su voluntad, a que se estire, se estira y Suki, lentamente se arrodilla a su lado y le coge con ternura el brazo derecho mirándole atentamente esa venda que le pusieron por todo el brazo y observo que junto a esas vendas había una barra de metal.

- ¿Qué te ha pasado? – Pregunto Suki.
- No se que decirte – Le dijo Red dudoso.
- Por favor cuéntamelo – Dice Suki un poco triste.
- Me ha echado Kinami por querer hablar con ella, después, Tomuki me echo de la consulta por trabajar en otra consulta, luego, enfadado, di un puñetazo a una farola con el brazo malo, el derecho y me hice una fractura leve, así que tengo que llevar el palo hasta que se me cure – Dijo.
- ¿Por qué Red? Ya te lo dije, yo puedo ayudarte – Le dijo Suki.
- No, sabes perfectamente que no puedes – Le respondió Red.
- Por favor, no… - Dijo mientras lloraba.

Red se sienta de culo y abraza dulcemente a Suki con el brazo izquierdo mientras apoya su cabeza en su hombro derecho y deja caer unas lágrimas.
- Perdóname, por favor – Suplicaba Red mientras lloraba.
- No – Dice Suki mientras abraza también a Red – No necesito perdón, este momento es el mas feliz de mi vida, siempre te querré Red – Le dice llorando.
- Y… y yo a ti – Red levanta su cabeza y acerca sus labios lentamente a los de Suki, Suki cierra los ojos y espera con nervios a que Red la bese, de golpe, los labios se unen fugazmente, Suki se siente tan feliz que no puede parar de llorar.
- Gracias, muchísimas gracias – Dice Suki al dejar de besarse.
Red no podía evitar sonreír mientras seguía abrazando a Suki.
- Perdóname Suki – Le dijo Red.

Dos días después.
- Consulta del amor ¿dígame? – Dijo Hayuko.
- Si, disculpe, soy Suki, quería hablar con Kinami – Respondió Suki al teléfono.
- Perdone pero ahora esta atendiendo a unos paciente y no puede ponerse – Dijo Hayuko.
- Pues déjale un mensaje de mi parte – Respondió Suki enojada.
- Muy bien ¿de que se trata? – Pregunto Hayuko.
- Dile que por su culpa despidieron a Red de su otro empleo y ahora no puede trabajar, y que encima también tiene fracturado el brazo derecho y apenas se levanta del fotón de tan deprimido que esta – Respondió enojada otra vez Suki.
- Así que eso es lo que paso el otro día – Dijo en voz baja Hayuko.
- Espero que al menos le devuelva su empleo, adiós – Cuelga bruscamente Suki.

Los pacientes de Kinami salen cogidos de la mano de la consulta y alegres se van por la puerta, Kinami, en recepción mira como se van.

- Esto, jefa, tienes un mensaje – Le responde Hayuko mientras le da una hoja.

Kinami lee la hoja.

- Me da igual, como si esta a punto de morir – Responde Kinami tirando la hoja al suelo.

Un señor mayor con camisa de lana de color marrón tirando a amarillo, pantalones verdes largos, mocasines marrones, calvicie en la mayoría de su cabeza, barba y con un bastón en u mano derecha que entro por equivocación en la consulta coge la hoja y la lee, se dirige a recepción para hablar con Kinami.

- Disculpe, me equivoque de consulta, pero si me pudieran pasar con el Dc. Red se lo agradecería, es que el es mi Dc. Y no se si podre llegar ahora a la otra consulta – Le die el anciano enseñándole la hoja.
- ¿Perdone? – Dijo Kinami.
- Si, el Dc. Red, no veo muy bien pero me parece que en esta nota pone Red, solo conozco a una persona con ese nombre y es el Dc. Red, le han despedido de la consulta del Dc. Tomuki por trabajar en otra consulta por lo que dicen, yo no entiendo mucho de eso pero no me parece bien eso – Respondió el señor.
- Siento decírselo pero aquí tampoco trabaja el “Dc” Red – Responde Kinami.
-Vaya, una verdadera lastima, el pobre chico se deprime con facilidad, una vez casi se muere por que no comía, bueno, hasta otra – Dice el viejo mientras se va por la puerta en dirección a la consulta de Tomuki.
- Tienes que devolverle el empleo - Dice Hayuko – Esta deprimido y encima tiene roto el brazo derecho – Le dice.
- No quiero que vuelva a esta consulta nunca mas - Le dice Kinami.
- Kinami, por favor, no seas una cría, tenemos al tío ese molestando todos los días, te iría bien tener a un hombre por aquí - Le responde Hayuko.

Kinami, después de pensarlo, dice volver a contratar a Red, así que Hayuko llama y le da la noticia a Suki.

Capitulo 6: Justicia.

3 días después de la vuelta de Red a la consulta Hayuki se dio cuenta de dos cosas, de que Red se adapto muy bien y que casi nunca usaba el brazo derecho, y de que Kinami huía de red todos los días.

- Red, rellena este formulario - Dijo Hayuko mientras le daba unas hojas.
- Estos documentos son las citas de hoy ¿No tendría que dármelo Kinami? – Pregunto Red.
- Si, pero esta muy pesada, no quiere ni verte – Dijo.
- Creo que voy a hacerle una visita al despacho – Respondió Red.
- ¡Ni se te ocurra! – exclamo Hayuko.

Red se fue a hurtadillas al despacho de Kinami, al entrar ve a Kinami corrigiendo unos informes.

- Buenos días – Dice Red

En oír a Red, Kinami se esconde debajo del escritorio.

- Déjame - Dice casi llorando.
- Sigues igual que siempre eh, no has cambiado nada, excepto en los… jejejejejeje – Respondió Red disimulando.
- Es que… - Dice Kinami.

De golpe alguien interrumpe abriendo la puerta, era un hombre un poco más alto que Red, de pelo lila y ojos azules, llevaba un traje elegante todo de color negro y presumía de joyas caras como relojes y anillos, entra y se pone a reír mientras luce sus joyas.
- Dios, es demasiado pijo para mi – Dice Red mientras aparta la mirada.
- Ah, eres tu – Dice Kinami mientras sale debajo del escritorio – Red, sal afuera un momento –

Red sale afuera y cierra la puerta, pero la curiosidad en Red es algo muy abundante y pega el oído a la puerta.

- Ya sabes a lo que vengo, te quedan 10 días, si no consigues 100000 yens ya le estas diciendo adiós a la consulta, a no ser que quieras hacerlo – Respondió ese hombre.
- No pienso hacerlo – Respondió enojada Kinami.
- Venga, será solo un momento – Dice el hombre.

Red oye algo caer y de golpe escucha como grita “Socorro, Red” Kinami, Red entra corriendo y abre la puerta de tal forma que encasta el picaporte de la puerta en la pared.

- ¿Se puede saber que pasa aquí? – Pregunto Red.
- Lárgate – Dijo el hombre.

Kinami estaba empotrada en la pared con ese hombre delante de él agarrándola de los brazos con la chaqueta en el suelo.

- Red, vete, por favor, no quiero que te haga nada – Respondió Kinami mientras lloraba.
- ¡¡¡SUELTALA!!! – Grito Red.

El hombre la suelta y esta cae al suelo, el hombre se acerca lentamente a red con aires de grandeza y dice.
-¿No sabes quien soy?, soy el dueño de esta “consulta” feúcha y mal oliente, Jack M’cHair, y si n quieres que arruine tu vida desaparece de aquí ahora mismo, en cuanto a ti Kinami – Se gira hacia ella – Podrías haber sido muy feliz, serias mi esposa, perderías “tu inocencia” con un hombre apuesto y rico y no tendrías que preocuparte de nada – Dijo.

Se acerca a Kinami, le coge la barbilla con dos dedos de la mano derecha.

- Venga, te doy la oportunidad de que seas feliz, solo tienes que decir que si – Dice Jack.
- Nunca me casare contigo – Le responde.

Este, enfadado le da un guantazo en la mejilla derecha a Kinami.

Red empieza a enfadarse y aponerse nervioso.
Jack se dirige otra vez hacia el.

-¿Estas sordo? Vete- Le dijo – Soy un hombre muy poderoso, podría destruirte con un dedo, no eres mas que un insignificante gusano – Dice – Seguro que te has enamorado de esa furcia de mierda que solo piensa en hacerse la inteligente, tu y ella no valéis mas de un yen, sobretodo ella – Dijo

Red, sumergido en rabia le coge de la camisa como puede con la mano derecha intentando no pegarle.

- Que haces insecto, a mi no me toques – Le aparta la mano con un golpe brusco justo donde tenia la fractura, eso provoca un gran dolor a Red pero este intenta no llorar.

- Ahí os quedáis estúpidos, jajajajajajaja, me iré a buscar a otra pu**…- Dice Jack mientras se da la vuelta y se va por el pasillo.

De golpe Red le coge por detrás con la mano derecha, le da la vuelta, alza su puño izquierdo por encima de su cabeza y en menos de 1 segundo golpea con toda su rabia a Jack en la cara, este sale hacia atrás y cae en el suelo, le había partido un diente y le sangraba la nariz.

- No…¡Vuelvas!...¡A HABLAR!...¡¡¡ASI!!!...¡¡¡¡¡DE ELLA!!!!!- Aquel grito se escucho des de todos los lugares de aquella ciudad.
- Que… ¡¿Has hecho desgraciado?! – dijo Jack.

Se levanta y coge a Red de la camisa, lo levanta con el brazo izquierdo y empieza a pegarle con el puño derecho en la cara.
Después de 7 u 8 puñetazos lo tira al suelo y empieza a darle patadas mientras este escupía sangre por la boca, Kinami lo veía todo des del el despacho y no paraba de lamentarse de Red.
- ¡Para! – Grito Kinami.
- ¡Muere escoria! – Decía Jack con cara de rabia.

Red no paraba de recibir patadas en el estomago, hasta que le agarra el pie con la mano izquierda, le levanta el pie y lo tira al suelo, acto seguido se levanta muy rápido y pone su pie derecho en su cuello.

- Aquí…la única…escoria…eres…tu- Decía Red como podía.

Levanta el pie y le pisa el estomago a Jack, acto seguido este escupe sangre de la boca y queda inconsciente.

La gente contemplaba aquella escena horrorizados, todos se fueron corriendo por la puerta, sin embargo alguien yacía sentado tranquilamente.

- ¿Esta disponible el Dc. Red? – Dijo.

Era el mismo viejo del otro día, había oído que Red volvía a trabajar en al otra consulta y quería verlo.

- Vaya, parece que alguien te ha hecho enfadar mucho – Dijo mientras se reía.
- ¿Pero que ha pasado aquí? – Pregunto Hayuko que vio el panorama asomándose por la ventanilla.

Capitulo 7: Réquiem of final, in decrechendo.

2 días después Red se encontraba en la consulta con Kinami, estaban recogiendo las cosas…

- Lo…lo siento, des de que llegue solo he hecho que complicarte la vida – Dijo red.

Kinami no respondía.

- Si…si puedo ayudarte de algún modo *tos* are lo que sea – Dijo otra vez Red.

Kinami seguía sin responder.

- Por favor, Kinami, respóndeme – Decía Red dejando caer unas lágrimas.
- Yo…- dijo Kinami de espaldas – Yo…yo…yo – Decía cada vez mas triste y con ganas de llorar - ¡Nunca te olvide! – Dijo girándose de golpe con lagrimas en los ojos – ¡Siempre te espere, siempre te quise, pero desapareciste! – Grito.
-Pense *snif* que no me querías, me fui *tos* por miedo, me asuste mucho, de verdad, siempre te he añorado – dijo Red.
- ¡Ahora vives con Suki! – Respondió llorando.
- Ella solo me cuida – Respondió Red.
- ¡Vasta ya Red, dime la verdad, el brazo, esa tos persistente, tu débil aspecto! ¿Qué te pasa – Pregunto Kinami.
- Me… me… no puedo decírtelo – Decía mientras unas grandes gota brotaban de sus ojos.
- He estado sola todo este tiempo, pensando en ti, y ahora no puedes ser mío, por favor, dímelo si de verdad me quieres – Le dijo.
- ¡Me muero! – Dijo Red.

Un incomodo silencio se apodero del despacho y una brisa de aire que entraba por la ventana hacia mover el pelo de Kinami.

- Que…¿Qué has dicho? – Dijo mientras dejaba caer sus rodillas al suelo y dejaba sus manos inertes.
- Me muero, es cierto, lo… lo siento mucho – Dijo Red.
Red empieza a estornudar fuertemente y cae al suelo, sin dejar de estornudar se aguanta como puede con una mano para no tocar el suelo con su cara, Kinami desolada no puede dejar de llorar hasta que se acerca a Red, deja de llorar y le intenta de levantar hasta donde ella tenia la cara, se acercan lentamente uno al otro y sus labios, tiernamente, se aproximan, de golpe, un beso, acelera l corazón de los dos, pero de golpe Red cae al suelo y Kinami escupe sangre de la boca, era sangre de Red, Red estaba muy grabe por lo que parecía, no se movia y no paraba de sangrarle la boca, Kinami pone la cabeza de Red encima de su falda y mira como va desangrándose, de golpe, red abre los ojos.

- Kinami –dijo como pudo.
- ¡No hables, por favor! ¡¡HAYUKI, LLAMA A NA AMBULANCIA!! - Grito.
- Gracias – Dijo Red.

En ese mismo instante, el corazón de Red se paro y su ultimo suspiro termino, había muerto.

Desolada Kinami no paraba de llorar y gritar, no podía creerlo, no paraba e abrazar el cuerpo de Red, unos segundos mas tarde entro por la puerta el Dc. Tomuki avisado con antelación por Hayuko, no podía creer lo que veía, Red, su amigo y ayudante, había muerto, no sabia si echar a llorar o mantener sus lagrimas y consolar a Kinami, solo sabia que había llegado tarde.

- ¡¡¡¡¡¿Por qué, POR QUE ME AVANDONAS OTRA VEZ?!!!!-

Hayuko llego y en ver todo aquello no pudo evitar llorar.

El viejo, que casualmente estaba pasando pro delante de la consulta entra, también se acerca y a diferencia de los demás sonríe.

Al día siguiente.

Kinami, Hayuko, Tomuki, suki, dos amigos de Red, el señor mayor, el primo pequeño de Red, que era el único familiar con vida que tenia, y el cura, todos vestidos de luto, se encontraban en el cementerio que era un césped con lapidas y tumbas, todos de pie alrededor de la tumba de Red, la ceremonia ya había terminado, así que algunos apenados se vuelven a su hogar quedándose Kinami, Suki, Tomuki y el señor mayor.

- Así que tu eres Kinami – Dijo el señor mayor – Mucho gusto, soy Fukuo –
- ¿P…por que esta tan feliz? *snif* – Dijo Kinami observando su rostro.
- Red pudo cumplir su sueño – Respondió Fukuo.
- Esta muerto… eso ya no importa *snif – Dijo Kinami.
- Red te quería mucho, su sueño era que tu le quisieras a el también – Respondió Fukuo – Todos los días, cuando iba a su consulta, me contaba cosas de todos vosotros, tu eras su gran amiga de la infancia, no se bien que paso pero me dijo que se fue, tu Suki cuidaste a Red todo este tiempo por culpa de su enfermedad, también me dijo que eras su compañera en el instituto, y tu Tomuki, a ti Red te tenia mucho respeto, sentía admiración por ti, des de que te conoció quería ser Dc. Igual que tu, os tenia mucho cariño Red, se pasaba horas y horas hablando de vosotros y contando anécdotas, el me dijo en una ocasión que si moría querría que estuvierais todos sonriendo, que no le gusta veros llorar – Les conto Fukuo.
- Pero ya no esta *snif* - dijo Suki.
- Suki, Red te pide un favor, con que el ya no podrá mantener mas a su primo pequeño quiere que lo cuides tu, dijo que la casa era tuya para lo que quisieras y que si no podías cuidar de el que al menos le regalaras la casa – Dijo Fukuo – A ti me dijo que te dijera, Tomiuki, que fueras mi doctor, y que yo te contara muchas cosas para que no estuvieras triste por su despedida – Le dijo.

Suki, triste, se fue del cementerio, Tomuki, aguantando sus lágrimas echa una sonrisa hacia la tumba de Red y acto seguido pronuncia unas palabras “Espero que ahora seas feliz” y acto seguido se va.

- ¿Y a mi no me dijo nada? – Dijo con cara de tristeza.
- A ti no te dijo nada – dijo Fukuo – Te escribió algo, toma - Decía mientras le entregaba una carta – decía que esas cosas no se dicen a la persona que no se quiere.

Carta: Querida Kinami, si lees esto yo ya… bueno, eso da igual, siento lo que paso en el instituto, todos los días recuerdo aquello con alegría pero también con tristeza, fui un cobarde y huí de aquello, no tenia el valor suficiente, no sabia que hacer, ahora, no se como eres ni donde vives, espero que te llegara esta carta, el señor Fukuo es muy amable, seguro que llego a la perfección, bueno, quería disculparme por todo y decirte “adiós” es una pena que no nos volvamos a ver, apenas recuerdo ya como eras en antaño, pero es lo que tiene esta enfermedad, olvidas muchas cosas, bueno, quería decirte…cuesta hasta escribirlo…¿Cómo lo digo?... Te…te…te quiero, y siempre te querré, y espero que algún día me perdones.

Firmado: Redzila.

Después de leer aquella carta me despedí de todos, me fui muy lejos, no podía soportar tanto dolor y tristeza, no se donde estoy, esto no sale ni en los mapas, un pequeño pueblo que vive de la agricultura, tampoco se quien es esta gente con la que vivió, pero estoy feliz, excepto el 17 de septiembre, ese día no puedo parar de llorar y recordarte, le pedí antes de irme a Suki que dejara una flor de mi parte todos los meses, una rosa de color rosa ¿Lo recuerdas? Seguro que si, no me he casado y no creo que lo haga, tenias razón, tengo miedo a los compromisos, espero que me estés escuchando des de donde estés por que quería decirte una cosa…tienes razón, es difícil de decir..te…quiero y que sepas que nunca te perdone, por que nunca hiciste nada para tener que pedir perdón, hasta siempre.

Fin: La consulta del amor.

Image
:phoenix: :phoenix: :phoenix: :phoenix: :phoenix: :phoenix: :phoenix: :phoenix: :takethat:
Image
Image
Avatar de l’utilisateur
eldestructor
 
Message(s) : 221
Inscription : Sam Oct 31, 2015 4:51 am
Genre: Masculin
Langues parlées: Español y nada mas


Retour vers Charlas generales

Qui est en ligne ?

Utilisateur(s) parcourant ce forum : Aucun utilisateur inscrit et 1 invité